Saltar al contenido
¿Tienes dudas?
Preguntas frecuentes

El contrato de arrendamiento celebrado por el usufructuario de la finca es idéntico al celebrado por el propietario, sólo hay que especificar que la persona arrendadora no es el propietario de la finca si no el usufructuario, y que la duración del contrato está vinculada al plazo fijado por el usufructo (art.13.2 de la LAU).

La principal diferencia entre pagar IVA ó ITP es el importe, en el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) se paga un 10%, en el I.V.A. se paga un 21%. Se aplica el IVA cuando se adquiere la plaza directamente del promotor/constructor, primera transmisión, y por lo tanto será del 21%, excepto cuando se adquiere juntamente con una vivienda que entonces es del 10%. Se aplica el I.T.P. cuando se adquiere la plaza en segunda o posteriores transmisiones, o sea cuando el IVA ya se ha satisfecho en una transmisión anterior. Existen unas condiciones y excepciones que rompen con las reglas anteriores. Si tiene alguna duda al respecto pongase en contacto con nosostros.

El titular de un derecho de usufructo, usufructuario, puede arrendar la vivienda en la que goza de este derecho sin ninguna limitación más que la de conservarla en perfecto estado y que el contrato de arrendamiento finaliza cuando llega el plazo fijado por el usufructo, o si éste es vitalicio, a la muerte del usufructuario. El propietario, nudo propietario, no puede oponerse que el usufructuario arriende la vivienda dada en usufructo.

Sí, no hay ningún problema. Si es por temporada, tendrá la consideración de arrendamiento para uso distinto de vivienda y el contrato finalizará una vez llegada la fecha fijada. Si es para vivienda habitual del arrendatario, este podrá pedir la prórroga del contrato hasta cumplir los 5 años que marca la Ley.

El plazo de un contrato de arrendamiento es el que libremente pacten las partes, en caso de no fijarse un plazo concreto, entonces y según el Art.9.2 de la LAU, se entiende que el contrato se ha celebrado por un año con derecho a prórroga hasta completar los 5 años.

Es conveniente reflejar en el contrato de arrendamiento quien se hará cargo de los distintos gastos que corresponden a la vivienda arrendada. En el caso de la comunidad y contribución, si no se pacta nada, irán a cargo del arrendador (propietario), si se pacta que serán a cargo del arrendatario (inquilino), entonces será este quien tendrá que asumir estos gastos.

Si las partes están de acuerdo en no actualizar la renta, no es de obligado cumplimiento, pero es conveniente hacerlo para evitar que el precio del alquiler quede desfasado. La actualización debe de efectuarse cuando se cumpla un año de la celebración del contrato y el índice de referencia que se aplica es el IPC (Índice de Precios al Consumo). Durante los primeros 5 años este índice es de obligada aplicación, mientras que a partir del sexto año se puede pactar cualquier otra fórmula para calcular la actualización.

No, los contratos de alquiler de plazas de aparcamiento vienen reguladas por el Código Civil. Solo están reguladas por la LAU aquellas plazas de aparcamiento arrendadas conjuntamente con la vivienda.